Una fisioterapeuta proporciona consejos, tratamientos y una orientación para problemas con los músculos, las juntas, la postura, y las implicaciones para el movimiento que tiene las discapacidades del sistema nerviosa, los vasos sanguíneos, los pulmones, la corazón y el piel. Por ejemplo, si tiene dolor de la espalda debido a una fractura o lesión por deporte. Puede consultar con una fisioterapeuta si tiene problemas relacionados con el estrés o problemas respiratorios.

En la primera cita, el fisioterapeuta preguntará acerca de vuestros problemas, llevará a cabo un examen y proporcionara una imagen completa de vuestros síntomas. Después se puede acordar un plan de tratamiento junto con el fisioterapeuta. Una parte importante de cualquier tratamiento es el ejercicio consistente para influir en las capacidades de movimiento de las juntas y mejorar la fuerza de los músculos. Es muy importante trabajar para su recuperación.